Blog de Turismo Rural

Descubre tu experiencia ideal

Viaje por las rutas de la Costa da Morte

Publicado en Julio 31, 2014 por Sara Bottero

Su nombre no anuncia de ninguna manera las bellezas que se pueden vivir allí, toda una vasta zona de acantilados bien esculpidos, naturaleza exquisita y sobre todo lugar para la creencia de los cuentos antiguos más épicos y encantadores. Así es esta costa ubicada en A Coruña, un buen lugar, para un rico descanso que desmantela los malos augurios que podría padecer su significado.

1.De Fisterra a Muxía: Son 31 kilómetros que se extienden entre estas dos zonas, su situación emblemática, no es la única excusa para recorrer sus caminos, también lo es el hecho del misticismo y encanto que puede producir estos lugares en concreto. Es una etapa sobre todo donde predomina el olor a mar y a viento, quienes hacen parte de este increíble recorrido llegan a lugares como  Santuario da Virxe da, el mirador del Ézaro y  el Río Xallas, una curiosidad natural donde se encuentra el único río de Europa que concluye en cascada.

2. Monte Pindo: Quien visite la costa, no puede dejar de subir al "olimpo celta" como se le conoce, son 640 metros de altura sobre el nivel del mar, y desde allí se puede sentir el viento, realmente en un estado puro: literalmente quien camine sus praderas saldrá renovado.

3.Olveiroa a Cee:  Por el Camino de Santiago se extiende esta belleza natural, un recorrido de casi 18 kilómetros, donde se puede disfrutar del senderismo en su máxima expresión, pues sus pendientes encuentran cultivos, bosques espesos y biodiversidad auténtica del lugar.

4.Senda Verde de Carnota: 15 kilómetros que transcurren en medio de un universo de indudables atributos: el Cabo Fisterra y el Monte Pindo, son dos de las hermosuras que se dibujan en el horizonte. En el recorrido el turista puede caminar la playa más larga de Galicia -7Km-.

 

Este entrada fue publicada en Turismo Rural y etiquetada en Turismo, Acantilados, Senderismo, Agroturismo, Neorrurralismo, Enoturismo en España, Turismo rural, Aldeas despobladas