Blog de Turismo Rural

Descubre tu experiencia ideal

Todo lo bueno que nos regala la naturaleza

Publicado en Marzo 24, 2015 por Sara Bottero

La naturaleza es sinónimo de renovación, fuerza, energía, amor propio. Después de esto, se puede preguntar uno ¿Por qué? Es muy sencillo: la naturaleza es la artista más experta en todos las ciencias y aún así nunca busca una recompensa o un reconocimiento: es auténtica. No es alejado entonces, pensar que ahí en ese enmarañado y sabio universo de lo natural, existan un sinfín de beneficios para nuestra salud íntegra, que une  mente cuerpo y espíritu al mismo tiempo.

Fuente: funny-pictures.picphotos.net

Hay detalles valiosos, que nos aportan vida cuando nos conjugamos con la experiencia campestre, por ejemplo: si al menos caminas 10 minutos en la mañana bajo la observación del sol, estarás brindándole a tu organismo un proceso más eficaz para acelerar la melatonina, más conocida como la molécula inteligente.

Por supuesto que en la sabia naturaleza podremos tropezarnos con procesos que nos enseñan: La fuerza que tiene la lluvia, la diligencia al caer, son una metáfora estupenda para entender la convicción con la cual se debe enfrentar la existencia. 

La magia ocurre en un entorno natural; parece como si todo se regenerara solo con pensar en un bosque húmedo, en el aletear de los pájaros y en la poesía que nace de las olas del océano. Todas esas cosas tienen alma propia y por eso son capaces de curarnos. 

Pero entrando a un ámbito científico:  La experta  Eeva Karjalainen (de Finlandia), del Finnish Forest Research Institute concreta que  alejarnos de la ciudad nos permite reducir la agresividad y la ansiedad,  nos ayuda también a mejorar el ánimo y a aumentar la sensación de beneplácito y satisfacción por la vida. 

 Una salida al campo, esporádica estimula en gran medida la memoria y la atención, es decir, el cerebro mantendrá una actividad fluida que le permitirá ejercitarse y aplacar posibles enfermedades en este tejido milagroso. Algunos investigadores australianos están estudiando ese fenómeno de la regeneración en el cerebro a partir de las visitas al campo, descubrieron que el estímulo comienza cuando por ejemplo un detalle tan somero como el corte del césped despeja el estrés y le da la bienvenida a la fabricación de activos pensamientos.

Así que no hay que pensar mucho si visitar o no visitar un bosque o una casa rural, porque simplemente es una necesidad para nosotros como tomar agua o comer, estar en la naturaleza y absorber de ella, todo lo bueno que tiene para regalarnos. 

Este entrada fue publicada en Naturaleza y etiquetada en Turismo, casa rural con jacuzzi, Senderismo, Turismo rural, Actividades de aventura, Casas rurales, Viajes, Excursiones, Consejos, Redes sociales, Visibilidad, Casas rurales familiares, Deportes en la naturaleza, DIY, Primavera, Fotografía