Blog de Turismo Rural

Descubre tu experiencia ideal

5 señales que indican que debes escapar al campo ahora mismo

Publicado en Marzo 12, 2015 por Sara Bottero

Si bien todos somos completamente distintos, pueden existir rasgos generales que nos convierten en seres vulnerables, irascibles, extraños, caminando sin destino en la ciudad; todos los días traen su nuevo afán, o sea,  entre más años tengamos, más experiencia también, pero menos posibilidades de posponer lo exprimible y bello de la vida. Así que probablemente, si las siguientes señales titilan el escarlata color de la alerta en tu cotidianidad, entonces necesitas escapar al campo ¡Ahora mismo!.

Fuente: pfn.photo

1. Tu trabajo te irrita más de lo que en realidad debería. No creas, no es normal el estrés en el trabajo, hasta el punto de querer tirar todo al pozo del olvido.  Claro, hay días grises, negros, diáfanos; pero si amanece para ti, todos los días matiz oscuro sin intención de clarear, entonces necesitas sin más, oxigenar tus presuntos pulmones oxidados por el esmog. 

2. No tienes ganas de levantarte en la mañana. Pueden ocurrir dos cosas: tu alimentación no le está aportando verdaderos nutrientes a tu cuerpo o, tu organismo te pide a gritos que lo saques de la rutina porque está realmente cansando y asfixiado de lo incisivo que resulta a veces lo cotidiano. Piénsalo así: dentro de ti viven millones de células que están inevitablemente encarceladas dentro de tu cuerpo. Además de que probablemente no las estás alimentando bien, tampoco les estás dando vitamina D, indispensable para el funcionamiento efectivo de huesos y tejidos. Todas se están oxidando y no quieren, pero tú, que eres el dueño de todo eso, no te has dado cuenta de las señales que todas ellas te mandan para que las saques de semejante cárcel tan insalubre. De pronto, se rebelan y entonces es ahí cuando una posible enfermedad puede atacar a tus endebles defensas, que sí, que deben de vez en cuando ventilarse y respirar, porque tú, no eres solo uno, eres millones en uno

3.Tu creatividad se ha esfumado: "nada es tan bueno como antes", es la premisa que revolotea en tu cabeza. Esa idea, carcome todo lo que pasa dentro de tus procesos y lo único que deseas es profusamente no hacer NADA: dormir, comer, hibernar -síntomas de otoño, pongamos en verano-. 

4.El aire jovial que antes tenías, se ha convertido en una arruga en tu entrecejo. La rabia parece orbitar en todo lo que haces diariamente. No quieres que nadie te dirija la palabra ni mucho menos que te ordenen las cosas que sabes debes hacer. Todo ese genio enclaustrado que hay dentro de ti, parece se fue al desierto de paseo, y tú, como esfuerzas tus posibilidades innecesariamente, estás incubando una desdeñosa arruga que no indica un suave y feliz surco de vejez, sino por el contrario un indicio obvio de lo que quisiste y no pudiste hacer. ¡Escapa trotamundos!, dentro de ti estamos seguros que existe un pirata nómada. 

5. Estás deseando la feliz escapada del prójimo (luego de ver sus impresionantes fotografías del campo en Facebook). Y no, no estamos evocando los mandamientos, ni entrando en moralismos, sino más bien, estamos alzando la voz de tu deseo innato, interno, que pide a gritos y -que habita entre tu corazón y pulmones-, que regreses un tiempito a lo natural, a lo lejano, a lo cercano, que está en ti y en el campo. 

Fuente: pfn.photo

También, si quieres puedes leer:

- 5 casas rurales donde puedes invocar al silencio.

-El campo como maestro: las 10 cosas que inevitablemente aprenderás de él. 

-Beneficios que te trae estar en constante contacto con la naturaleza.

Este entrada fue publicada en Inspiración y etiquetada en Turismo, casa rural con jacuzzi, Senderismo, éxodo rural, Etnoturismo, Turismo rural, Actividades de aventura, Tradición, Casas rurales, Viajes, Excursiones, Consejos, Visibilidad, Casas rurales románticas, Casas rurales familiares, Inspiración